miércoles, 24 de agosto de 2016

Fran Centeno Lascano pisa fuerte en “La baldosa”.



Producido por “Ludel Ediciones” (con grabación en Estudios Quntrá y bandoneón en Estudios ION), está disponible y a la venta el CD “La baldosa”, obra integral compuesta, arreglada, dirigida e interpretada por Fran Centeno Lascano.


     Bahiense, discípulo y amigo de Carla Pugliese (que lo acompaña en esta ocasión en bandoneón) Centeno Lascano, es un compositor e intérprete de particulares dotes artísticas, las que demuestra en cada una de sus presentaciones en vivo y pone el primer plano en este disco, colección de sus temas más sentidos y trabajados.

     Amén del bandoneón de Pugliese, lo acompañan a lo largo de la obra Ramiro Sampedro (en guitarra), Fernando Duarte (violines), Paolo Díaz (saxofón), Paula Barrio (como cantante) y en Coro a Dios, las voces de María Morales, Mercedes Morales, Florencia Soler y Juan José Montero.

     El trabajo está integrada por trece temas y un “bonus track” (Say NO to the New).
Las piezas que conforman el CD son “La baldosa”, “Milonga bahiense”, “Milongay”, “Principiante”, “Julieta Beatriz”, “Eduardo Santiago”, “María Soledad”, “Julieta María”, “Jaque mate”, “Antes de que cante el gallo”, “Y veo llover”, “Me bastas tú” y “La vida y la tempestad”.


     “Y veo llover” y “Me bastas tú”, son dos tangos canción con letra de Jorge Padula Perkins, ofrecidos en el disco con la voz de Paula Barrio (acompañada en forma exclusiva por Fran Centeno Lascano y Ramiro Sampedro).



Las dos letras

Y veo llover.

Estoy mirando Buenos Aires
desde un bar
y veo llover.
Y viene a mi el recuerdo
peculiar
de una mujer;
de la mujer del beso
y del adiós;
de la mujer promesa
y sinrazón.

Pensando estoy en este bar,
pensando estoy.
a esa mujer,
cuya vida se cruzó
delante de mi andar;
esa mujer regalo del destino,
que llegó a mi vida,
que llegó y se fue.

Sutil
su mano gracil dibujaba
en el cristal,
las iniciales
de su nombre y de mi nombre,
que estaban juntos
como ella y yo.

Estoy mirando Buenos Aires
desde un bar
y veo llover.

Me bastas tú.

Me bastarán tus ojos
para mirar la vida
y será tu presencia
un icono de amor.
Me abarcará tu magia
y serán los latidos
el eco de tu nombre,
aquí en mi corazón.

Transitarán tus pasos
por todos mis senderos,
andando los caminos
sensibles al amor
y asumiré tus huellas
cual marcas del destino
que ponen en mis días
señales de pasión.

Me bastarán tus besos
para seguir viviendo
y serán tus caricias
mi única ambición,
porque tu eres la dueña
del aire que respiro
y en cada madrugada
me nutre tu pasión.

Serán tus manos suaves
un bálsamo que anima
y emulará plegarias
lo dulce de tu voz,
alcanzará abrazarte
para saberme vivo,
me bastará sentirte
para sentir a Dios.

Para adquirir el CD llamar al

 2914123556

Ludel Ediciones

******************

martes, 2 de agosto de 2016

Nuestras canciones y una nota sobre las TIC como mediadoras de la relación creativa entre autor y compositor.


    
   En el contexto general de las Humanidades Digitales” (HD) como disciplina abarcadora de las actividades académicas y artísticas que se asocian con las nuevas tecnologías de la información y la comunicación, y con la firma de Jorge Padula Perkins, se publicó en la revista/portal en línea “Letralia. Tierra de letras” (actualización del 28 de julio de 2016) el artículo “Las TIC como mediadoras de la relación creativaentre autor y compositor de canciones. Una mirada descriptiva y empírica”.

    Creada y dirigida por Jorge Gómez Jiménez, "Letralia" se presenta y actúa como "revista literaria de los escritores hispanoamericanos en Internet". Está en línea desde el año 1996 (con un paréntesis técnico entre el 2000 y el 2003) y es editada y desarrollada desde Cagua, Aragua, Venezuela. 

    La nota en cuestión, como puede apreciarse accediendo a ella a través del enlace establecido en su nombre, se trata de una presentación basada en la praxis, que no aborda marco teórico alguno sino ofrece una mirada descriptiva y fáctica respecto del vínculo autor/compositor en tiempos de Internet.

    El trabajo creativo, las nuevas tecnologías de la información y la comunicación (correo electrónico, Skype, redes sociales, etc.), los intérpretes, la protección del derecho de autor, la difusión (blogs, Youtube, Reverbnation, códigos QR, etc.), son los temas tratados en el escrito, que se completa con la muestra de algunas experiencias concretas protagonizadas por el autor y distintos compositores e intérpretes.

    Respecto de esta última parte, que en completitud podrá apreciarse en el artículo original, se ofrece a continuación una mínima muestra.

“Engarzados”

Pieza melódica con letra Jorge Padula Perkins (Argentina) y música de Ataides Côrtes (Brasil). Fue interpretada por el propio compositor y también por Mabel y Dany (Venezuela) y Araceli Collazo (México).







“Añoranza de amor en tango”

Tango con letra de Jorge Padula Perkins y música de Rodrigo Stottuth (Bolivia), estrenado en línea, a través de redes sociales, con la voz de Mabel Idrogo (Venezuela). Por otra parte, fue traducido literariamente al inglés por M. Jane Roberts y utilizado para una realización audiovisual por Luis de Avilés (España).







“No me jures amor”

Tema melódico con letra de Jorge Padula Perkins y música de Gerardo Cobas (Argentina). Fue versionada por artistas de México, Corea del Sur, Italia, Perú, Puerto Rico, Argentina, Francia y Brasil, entre otros lugares.



domingo, 24 de julio de 2016

"Chacarera hasta el final". Voy llegando pa divertir, cantar y bailar...


Con letra de Jorge Padula Perkins y música de Alfredo Figueras, "Chacarera hasta el final" es una pieza del folklore contemporáneo argentino que pone énfasis en la buena disposición para la vida, el canto, la música y la danza en el cotidiano devenir.

Aquí se presenta su letra y partitura, como así también una versión de la pieza en grabación casera por el propio compositor.

La letra:

Voy buscando
donde vivir
bajo el cielo.
Voy buscando
donde morir,
si llega el final.

Voy cantando
y en mi sentir
llevo un sueño
Voy cantando,
dejando fluir;
solo por cantar.

Agitando
aquí y allí
mi pañuelo
Voy bailando
para vivir
en todo lugar.

Voy andando
sin desistir
de mis sueños.
Voy andando,
principio y fin,
es cada lugar.

Voy llegando.
Puertas abrir,
mi destino.
Voy llegando
pa divertir,
cantar y bailar.

Abrazando
aquí y allí
desde el alma.
Voy cantando
pa ser feliz
en todo lugar.

Estribillo: 
Chacarera he de cantar
donde vaya y donde esté.
Chacarera que en mis venas
como la sangre ha de correr.
Siempre así
así siempre cantaré
hasta el momento del final.


lunes, 4 de julio de 2016

Ríos, música y poesía en la canción folklórica argentina.


     Con la firma de Mario Oroná, "Noticias Entre Ríos" ha publicado un artículo en el cual se exponen los vínculos artísticos y emocionales de varias piezas musicales (todas ellas con ritmos del folklore argentino) con letra de Jorge Padula Perkins y los ríos. 

     "Poesía, río y canciones" lleva por título la nota que, amen de enlazarla desde su denominación, transcribimos en este espacio en su totalidad.
Jorge Padula Perkins
Poesía, río y canciones

Tal vez porque pasó parte de su infancia haciendo largas visitas al pueblo costero en donde nacieran sus padres, quizá por las convergencia de lazos psicosociales o tal vez por el azar, Jorge Padula Perkins es autor de seis piezas musicales que remiten, desde distintas miradas, a las aguas de los ríos.

Resulta particularmente curiosa la relación poético emocional de Padula Perkins con el río (los diferentes ríos), temática que ha abordado en distintos momentos de su vida como autor, sin proponerse establecer una relación de continuidad y motivado por cuestiones diversas y no vinculadas entre sí.

 “Madre Paraná”

Valentina Gutiérrez
Tal el caso de “Madre Paraná” que relata la historia de muerte, comunión con el río y vida eterna de esa madre cuyas cenizas fueran arrojadas a las aguas del río Paraná, a la altura de San Pedro y con ellas se amalgaman y eternizan.

Con música de la uruguayense Valentina Gutiérrez, esta canción litoraleña ha sido interpretada por distintos artistas (Valentina Gutiérrez y Poli Alonso, Cecilia Prieto, Armando y Chango Pérez, Dúo Tierra y Semilla, Rodrigo Stottuth y Nery González Artunduaga, Antonio Cerino) que se “apropiaron” de la poética y el mensaje de su letra para entregarla a sus públicos desde su propia identidad artística.

(letra)

Cenizas,
cenizas del cuerpo
que habitaba el alma,
mezcladas al agua
de su Paraná.

Entre camalotes,
el barro y la costa,
sutil su regreso
es al pueblo natal.

Cenizas de muerte
hallan en el río
bautismo de vida
y de eternidad.

El río la abraza,
etérea presencia.
Su espíritu a vuelto
al antiguo hogar.

Vuelve donde el viejo
abuelo remaba
ganando su vida
como pescador.

Y donde la abuela
la cuidó de niña
y luego mi padre
despertó su amor.

Fundidos, son uno,
mi madre y el agua,
que espíritu libre
por siempre será.

La extraño, la lloro,
pero siento orgullo
¡Ahora mi madre
se hizo Paraná!

El río la abraza
etérea presencia,
bautismo de vida
y de eternidad.


“Como el agua del río”

También con música de la poeta y compositora entrerriana Valentina Gutiérrez, Padula Perkins ofrece aquí una poesía profundamente romántica, que traza un paralelo positivo, amoroso y apasionado, entre las aguas de un río y la persona amada.

Ora suave y delicado, ora tempestuoso, el río, como el ser depositario de un amor,  se destaca por sus características distintivas y alimenta el cariño y la pasión a través de un devenir natural y dinámico.
La versión original, litoraleña melódica, fue interpretada por Cecilia Prieto, la voz dulce del Litoral. El cantante y compositor Julio Rolon, hizo luego una versión galopa.

(letra)

Como el agua del río
tan inquieta
te deslizas por mi vida sin cesar
y me dejas mojado
en la ribera,
esperando que vuelvas
a pasar.

Como el agua del río
es tu mirada
mansedumbre que me viene a acariciar,
que me da lo mejor
cuando me moja
y me deja vacío
si no está.

Como el agua del río,
embravecida,
tantas veces en torrentes de pasión,
que transforma en abrazos
mis deseos
y me obsequia dulcemente
satisfacción.

Como el agua del río
tu te entregas,
espléndida a la hora de llegar
y me dejas en la orilla
de tu vida,
cada vez que te vuelves
a marchar.

Como el agua del río,
diferente,
distinta cada vez y siempre igual,
me regalas ilusiones
cuando llegas
y me dejas añoranzas
si te vas.

Como el agua del río,
persistente,
aunque no me moje siempre está,
tu ser late en mi alma
y cual los peces
no vivo sin la vida
que me das.


“Gurisitos costeros”

Julio Rolon
La infancia, los niños que nacen y crecen por naturaleza orilleros, que juegan en las costas porque en ellas o cerca de allí es donde viven, porque sus padres son pescadores o simplemente porque tienen familia y alma de río. Ese es el tema que aborda esta chamarrita compuesta musicalmente por Julio Rolon.

Rolon, compositor e intérprete nacido en el Chaco argentino y residente en Misiones (provincias en las cuales muchas personas viven en natural y fluida relación con los ríos) se asoció emocional y artísticamente con esas vivencias y no solamente creó la música sino también le dio a la pieza su versión original.

(letra)

Como renacuajos;
donde el suelo es blando,
donde el río es bajo,
juegan los gurises…
corridas y saltos.

Cual los camalotes,
con la vida abierta
se aferran al agua.
Hermanas del barro,
orilleras almas.

Como los carpinchos
que en las costas quietas
van aquerenciando,
se pasan los días
sus manos mojando...

Cual los picaflores…
espíritus libres,
sutiles en vuelo,
se llenan de vida
libando lo bueno.

Estribillo:
Pichones de pescadores,
patas sucias, limpios sueños,
pintado el sol en la piel,
cachorritos mojarreros.

Dueños del alma del río,
flor de irupé…junco verde,
bautizados en la fe
que en las aguas se le ofrece.



Alfredo Figueras
Con música de Alfredo Figueras, las chacareras “Aguas del Calabalumba” y “A orillitas del Matanza” y la zamba “Para el San Pedro de antaño”, ofrecen otros abordajes sobre los ríos.

La creatividad de Figueras compone estas melodías desde una perspectiva musical pura y, como tales, las entrega al libre albedrío del autor en cuanto a temática. Y, sin que exista una intencionalidad consciente, inspiran en Padula Perkins temas cercanos a algunos ríos. No se trata de un resultado premeditado, sino de una motivación casual y en cada ocasión particular.

“Aguas del Calabalumba”

Así entonces, por un lado aparece la geografía cordobesa de Capilla del Monte, el cerro Uritorco y su composición hidrográfica que erige como figura central al río Calabalumba, sus afluentes, su curso, su desembocadura y, en medio de algunos aspectos descriptivos, la poesía, la magia lugareña, la leyenda, la energía, en ritmo de chacarera.

En principio, se conoce una grabación casera que hace el propio compositor.

(letra)

 Bajando del cerro
del este al oeste,
sutil voz del agua
que deja en la piedra
su canción.

En las Huertas Malas,
Rocillos y Minas,
los ríos, Yama Pampa
y La Rinconada
se nutrió.

Bañando el faldeo,
rodeado de aromos,
salpica espinillos
y alienta la vida
del chañar.
-------------------
Estribillo:
Es el río Calabalumba
con la magia del lugar.
Agüita del Uritorco
que al alma muy bien
le sabe llegar.
-----------------
Los comechingones.
Cultura y leyenda:
El cerro era el hombre
y el río caricia
de mujer.

Capilla del Monte,
un río que sueña.
Bautismo de vida
que corre en las piedras
del lugar.

Paraje Mogotes,
abrazo y poesía.
Encuentro de ríos
que nacen y mueren
sin cesar.


“Para el San Pedro de antaño”

Esta zamba no es una canción sobre el río. Pero si es una pieza musical “con” el río. Sin duda alguna, entre las características de esta ciudad de la provincia de Buenos Aires, destaca su condición costera, a orillas de la “Laguna de San Pedro”, brazo del río Paraná.

Y si bien los versos aluden a recuerdos y añoranzas del ayer de ese pueblo, no falta la referencia a las barrancas (desde las cuales se aprecia en vista panorámica a la laguna, las islas y el río) y la mención de la ciudad como “la perla del Paraná”

Versión conocida en maqueta de factoría casera grabada por el propio Alfredo Figueras.

(letra)

Pueblo de mis ancestros;
cuando era muchacho, las calles de mi andar.
Recuerdo aquel San Pedro, tan singular,
que late hoy en mi pecho, alma y lugar.

La Sarmiento de tierra;
boliche de Detto en la esquina San Martín.
Al otro lado barrancas, a corto andar,
y la cruz en el comienzo del boulevard .

San Pedro está dentro de mi
desde un ayer feliz.
Y en esta zamba cantará, linda ciudad.
Canto y guitarra para la perla del Paraná.

La canchita del tanque
donde el fútbol era pasión en el lugar.
Mitre y la Pellegrini, para pasear
y si hacia falta foto, Juan Bennazar.

El diario La Palabra;
las manos de Arcuri con tinta al trabajar,
en Oliveira César, la libertad.
Biblioteca Obligado, leer y estudiar.

San Pedro está dentro de mi
desde un ayer feliz.
Y en esta zamba cantará, linda ciudad.
Canto y guitarra para la perla del Paraná.



“A orillitas del Matanza”

De manera similar a la pieza anterior, esta chacarera no le canta al río (en este caso el  Matanza) pero lo refiere como un eje geográfico y simbólico del partido de La Matanza y de la Ciudad Madero (pueblo del compositor Figueras) a la que le ofrece sus versos.

Un río diferente a los antes mencionados. Curso de agua urbano y víctima de la actividad industrial sucia y contaminante, pese a la cual tiene carácter identitario e histórico para la región.

(letra)

A orillitas del Matanza,
de la capital lindera.
Es nuestra Villa Madero
nuestra Madero ciudad.
Es nuestra Villa Madero
nuestra Madero ciudad.

Dominio de querandíes,
su sangre puebla su tierra.
“Tapiales de Altolaguierre”,
un paraje singular.
“Tapiales de Altolaguierre”,
un paraje singular.

Perlita de La Matanza,
tierra plena de ilusiones.
Vivo en ella mis pasiones
y alimento mi soñar.
Vivo en ella mis pasiones
y alimento mi soñar.

Luego Bernabé Madero;
la inmigración y la industria.
“Las fábricas” una villa
y otra “Circunvalación”.
“Las fábricas” una villa
y otra “Circunvalación”.

Estación “Villa Madero”
y “Marinos del Fournier”.
Dos estaciones, un pueblo,
viven presente y ayer.
Dos estaciones, un pueblo,
viven presente y ayer.

Barrio de lucha y pujanza
que las aguas del Matanza
cruza por puente La Noria
la gente que viene y va…
cruza por puente La Noria
la gente que viene y va.

Estribillo:
Ciudad de Villa Madero
por tus calles caminaré
Orgulloso de llevarte
en el alma yo andaré.



 A modo de conclusión

Como se indicó al principio de esta nota y ha quedado refrendado con apreciación de las letras de estos cinco temas la presencia del río en la obra de Jorge Padula Perkins, aunque de diferentes formas y en variados contextos, se advierte y destaca.

Valentina Gutiérrez, Julio Rolon y Alfredo Figueras han sido los artífices musicales de estas obras que han abordado, tanto la particular aseveración de una vida eterna en la amalgama de las cenizas de una persona con el río Paraná (Madre Parana), como la asociación de las variaciones psicológicas y actitudinales de la persona amada con las variantes hidrográficas (Como el agua del río). Así también el fuerte vínculo de las aguas dulces con la vida cotidiana de los niños criados a sus márgenes (Gurisitos costeros) y el canto puro a un curso de agua caracterizado por la energía particular del cerro Uritorco por el que corre (Aguas del Calabalumba). Finalmente, aun en versos que no se centran en el río sino tienen como protagonistas a dos ciudades, aparece la referencia a los ríos que las acompañan geográfica y socialmente (Para el San Pedro de antaño y A orillitas del Matanza). Todas ellas, vale señalar, en ritmos propios del folklore argentino; como ha quedado expresado, dos canciones litoraleñas, una chamarrita, una zamba y dos chacareras. 

Sin duda alguna, los ríos están asociados a la existencia de los pueblos. El agua es un elemento fundamental para la vida en todas sus manifestaciones y los ríos están entre los espacios más paradigmáticos de su presencia. Esta claridad conceptual ha de estar, de manera consciente o inconsciente, en la mente y en el alma del autor. Por eso emerge en sus creaciones que no dudan en relacionar diferentes emociones y situaciones de la existencia humana con esos cursos de agua. 

****